Historia

Misión por México empezó como un proyecto de base del año del jubileo 2000 de la parroquia de Santa María en Cochrane, en la provincia de Alberta, Canadá.

Se pretendía recabar $100,000 dólares para construir un nuevo dormitorio en una casa hogar para niñas que está a cargo de las Esclavas de la Inmaculada Niña en Tlapa, estado de Guerrero. La base que adoptaron para recaudar fondos era de un dólar cada semana por cada persona en la parroquia que participaba, idea que continúa hasta la fecha.

Conforme se iba dando cuenta de la pobreza extrema y marginación de la gente de la Montaña en la región de Tlapa – la región con el peor nivel de educación básica en todo el país, según el Obispo Alejo Zavala Castro – otras parroquias del sur de Alberta y alumnos de las escuelas católicas se sumaron a la campaña. Lograron no solo la meta financiera original para construir el dormitorio, sino a lo largo de los años han continuado a recabar fondos para financiar una lista amplia de proyectos educativos y micro-económicos de auto-suficiencia en las comunidades de la Montana. Éstos incluyen iniciativas agrícolas y de pequeños negocios, programas de alfabetización para adultos y la construcción de una escuela preparatoria y de dormitorios para los alumnos.

En la comunidad rural de Potoichán, situada en la montaña a 4 horas de distancia de Tlapa sobre brechas polvorosas, la construcción de la preparatoria ha sido un compromiso de largo plazo en cooperación con los Hermanos Maristas, quienes son los profesores y administradores de la escuela. La escuela atiende a la gente indígena de toda la diócesis de Tlapa. En 2006, contaban con 75 alumnos, 48 de ellos hospedados en el internado, y esperan más alumnos conforme se van aumentando las instalaciones.

Recientemente, Misión por México ha aumentado su visión para incluir la construcción de casas sencillas para familias de circunstancias humildes en la zona de Tijuana en el norte de México. Esto ha dado la oportunidad a algunos voluntarios, tanto adolescentes como adultos, a vivir una experiencia de trabajo de misión en el sitio, de una o dos semanas, como miembros del equipo de construcción bajo supervisión apropiada.

Al centro de todos estos proyectos está un compromiso a los derechos humanos y a la dignidad humana, un compromiso reconocido por parte del Obispo de Calgary, Fred Henry, al proclamar el día 12 de diciembre, la Fiesta de la Virgen de Guadalupe, como “Día de Misión por México” en toda la diócesis.